ANFIBIOS DE MESOAMÉRICA ESTÁN DESAPARECIENDO

 

Expertos están reunidos en Costa Rica para tratar de hacer frente a la crisis de desaparición de los anfibios. Están elaborando la Lista Roja de los anfibios en peligro desde México hasta Panamá.

Muchas especies de ranas y sapos están desapareciendo de los países mesoamericanos, incluso dentro de las áreas protegidas, en una crisis sin precedentes que algunos científicos han denominado "el enigma de la desaparición de los anfibios".

Este problema ha reunido a 26 expertos del más alto nivel, quienes iniciaron ayer un taller en la Estación Biológica La Selva, en Sarapiquí, Costa Rica, para elaborar la Lista Roja de los anfibios en peligro desde México hasta Panamá. La reunión se extenderá hasta el 15 de noviembre y al finalizar se contará con un mapeo completo de cuáles son y dónde se ubican las especies de anfibios (ranas, sapos, salamandras y caecilios) que enfrentan problemas en Mesoamérica.

El encuentro fue organizado por NatureServe, la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) y Conservation International, tres organizaciones que unieron sus esfuerzos en un Proyecto de Evaluación Mundial de los Anfibios, iniciado en el 2001. En esta reunión participan especialistas de México, Guatemala, Belice, Honduras, Costa Rica, Panamá., Alemania, Estados Unidos e Inglaterra.

"Ya existe una Lista Roja para animales como las aves y los mamíferos, pero son los anfibios los que están desapareciendo en mayor cantidad y en tasas más alarmantes, por lo que enfrentan un mayor peligro de extinción. La publicación de una Lista Roja llamará más la atención a la crisis que viven muchas especies de anfibios y ayudará a que se tomen medidas para su protección", aseveró el Dr. Bruce Young, representante de NatureServe en Costa Rica.

"Además de atraer ecoturismo, los anfibios son importantes porque se alimentan de insectos y así ayudan al control de zancudos y de otros insectos que transmiten enfermedades a los seres humanos. También constituyen alimento para muchas otras especies, las cuales se verían en peligro en caso de que ellos desaparezcan", advirtió el Dr. Enrique Lahmann, Director de la UICN en Mesoamérica.

 

Las amenazas

La pérdida de hábitats, la contaminación de las fuentes de agua, los cambios climáticos, las enfermedades y los depredadores introducidos como la trucha, la tilapia, y en algunos lugares la rana toro, son parte de las causas para la disminución de los anfibios en la región mesoamericana.

"Está en incremento la exportación de ranas vivas para mascotas y la creación de zoológicos para anfibios. La publicación de una Lista Roja ayudará a las autoridades a tener mejor criterio al otorgar permisos para estas actividades", indicó Bruce Young de Nature Serve.

La contaminación en el ambiente es otro de los factores que afectan a los anfibios, ya que éstos respiran por la piel y por lo tanto son buenos indicadores de la contaminación existente.

 

Ranas y sapos desaparecidos

En Costa Rica, el sapo dorado es una de las especies que no se ha vuelto a encontrar desde 1989 y se teme que haya desaparecido. Lo mismo ocurre con algunas especies de ranas arborícolas y pequeñas ranas asociadas a quebradas, según informó el herpetólogo de la Universidad de Costa Rica, Gerardo Chaves, quien es uno de los expertos que están participando en el taller para la elaboración de la Lista Roja de anfibios.

"Al menos 24 especies de sapos y ranas no se han vuelto a localizar en las zonas medias y altas del territorio costarricense y pueden estar en peligro de desaparición", advirtió Chaves y añadió que "podemos estar ante un problema ambiental en donde los anfibios son los más sensibles y están desapareciendo primero, pero luego podrían seguir otros vertebrados". "También es preocupante por la pérdida de biodiversidad en nuestras áreas protegidas, como en la zona de Tapantí y Monteverde", indicó el experto.

En Panamá, como en el resto de los países mesoamericanos, el problema también es crítico. En este país uno de los vacíos más sentidos lo ha dejado la rana dorada, una de las especies más llamativas para el turismo y apetecida por los cazadores para su venta ilegal. "La rana dorada ha desaparecido en algunos sitios por deforestación y contaminación del agua, también por la captura para venta", confirmó el Dr. Roberto Ibáñez, herpetélogo del Smithsonian Tropical Research Institute en Panamá, y quien también asiste a la reunión.

Ibáñez explicó que "en Panamá los problemas mayores los encontramos en las sierras altas, donde ya se han registrado desapariciones de algunas poblaciones de anfibios, especialmente de las ranas arlequines y de otras especies asociadas a quebradas. Los reportes se tienen desde los años 90 pero no ha sido posible recuperar a estas poblaciones de anfibios. Una de las causas conocidas en Panamá es un hongo que ataca la piel de las ranas y éstas mueren".

En general, la región de Mesoamérica cuenta con más de 660 especies de anfibios, de las 4.700 que hay en todo el mundo. México es el país con mayor diversidad de anfibios en la región, con 327 especies, seguido por Panamá con 183 y Costa Rica con 178.

El objetivo de elaborar la Lista Roja de anfibios es que éstos se puedan proteger de ahora en adelante para evitar, en lo posible, su desaparición.

 


Comunicado de Prensa de NatureServe y UICN-Mesoamérica.

Elaborado por Gabriela Hernández, Periodista.  San José, 12 de noviembre del 2002.

Para más información comunicarse con Bruce Young o llamar a la Estación Biológica La Selva al (503) 766-6565

www.natureserve.org


NatureServe es una organización sin fines de lucro que se dedica a proveer la información científica en que se basan las acciones conservacionistas eficaces. NatureServe representa una red de 75 centros de datos para la conservación y programas del patrimonio natural en los Estados Unidos, Canadá, América Latina y el Caribe que evalúa el estado y distribución de las plantas, los animales y los ecosistemas. NatureServe y sus programas miembros son una fuente destacada para la información científica detallada sobre las especies raras y en peligro y los ecosistemas amenazados.